RECIÉN PUBLICADO: Europa: el desaire de Peña Nieto

Posted on 6 octubre, 2012

0


BRUSELAS (apro).- A pesar de que México es uno de los pocos países del mundo en sostener con la Unión Europea (UE) una Asociación Estratégica y un Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación, Enrique Peña Nieto decidió cancelar una reunión en Bruselas con el presidente del Consejo de la UE, Herman Van Rompuy, que sería parte de su gira por Europa, que comienza este 11 de octubre.

Al menos desde hace dos semanas, Van Rompuy tenía programado en su agenda oficial un encuentro con Peña Nieto el jueves 11 de octubre a las 18:30 horas locales, en el edificio Justus Lipsus de la capital belga, sede del Consejo.

(Artículo publicado el 5 de octubre de 2012 en la sección Prisma Internacional de la Agencia PROCESO)

Un funcionario de la oficina de Van Rompuy –que no quiso ser citado– dijo a Apro que el equipo del priista canceló la cita porque Peña Nieto tenía “problemas de calendario”. La reunión ya no aparece anunciada en la más reciente agenda semanal del presidente que cada viernes previo divulga el Consejo de la UE en su página de internet.

Según la misma fuente, los equipos de enlace trataron de encontrar otra fecha para el encuentro pero no fue posible, por lo que Peña Nieto y Van Rompuy sólo podrán verse en Bruselas de manera bilateral hasta el año que entra, si así lo deciden.

La mencionada agenda del presidente indica que el 11 de octubre Van Rompuy tiene que cumplir únicamente con un compromiso por la mañana (a las 11:30) en el Palacio de Egmont, en el centro de Bruselas. Ahí tendrá que dar un discurso sobre el estado de la UE en un evento organizado por el think tank Friends of Europe.

Esa misma agenda marca que el día siguiente, viernes 12, Van Rompuy se verá en Finlandia con el primer ministro de ese país, Jyrki Katainen, para viajar luego a Letonia y encontrarse con el primer ministro, Valdis Dombrovskis.

Peña Nieto, por su parte, estará el 11 y 12 de octubre en Berlín, Alemania, donde se reunirá con la canciller alemana Ángela Merkel; el 15 se reunirá en Madrid con el presidente español Mariano Rajoy; el 16 está previsto un encuentro, en Londres, con el primer ministro británico David Cameron, y el 17 y 18 sostendrá reuniones de trabajo en París, Francia, en donde será recibido por el presidente François Hollande.

Poder supranacional

Bruselas es un centro de poder único en Europa. Aquí, 80% de las leyes que se aplican en los países de la UE son creadas, discutidas y aprobadas en complejos y diferentes métodos de decisión. Antes de la actual crisis, la capital belga acogía al mayor número de corresponsales del mundo, y continúa siendo el más importante centro de intereses y de cabilderos.

México es uno de los países de Latinoamérica cuyos lazos con la UE son estrechos y con múltiples mecanismo de diálogo. El 1 de julio de 2000 entró en vigor el acuerdo bilateral entre México y la UE, uno de los más ambiciosos de su época en términos comerciales y de áreas de alcance y el primero en su tipo con un país latinoamericano.

Ese acuerdo es gestionado por las instituciones de la UE, cuya dinámica de funcionamiento y esfera de poder es distinta al de los gobiernos nacionales que conforman el bloque.

Los tratados de comercio exterior de la UE, como el que firmó México, son facultad de la Comisión Europea, que se define popularmente como el garante de las leyes comunes a los 27 Estados que componen la UE y cuyos cuarteles generales están en Bruselas, a unos metros del Consejo donde despacha Van Rompuy.

Para México, la UE en su conjunto es su segundo socio comercial después de Estados Unidos y una importante fuente de inversión extranjera.

Igualmente, cuantiosos fondos para México en materia de cooperación al desarrollo y otras líneas presupuestales (en materia de promoción al comercio, fortalecimiento de las pequeñas y medianas empresas, ciencia y tecnología, educación, combate a la pobreza o defensa de los derechos humanos) provienen del presupuesto común de la UE –distinto al de los Estados miembros— y son distribuidos por la Comisión Europea a través de su agencia EuropeAid, con sede también en Bruselas.

A iniciativa de la Comisión Europea, actualmente está en marcha una reforma a la distribución global de los fondos de cooperación de la UE para el periodo 2013-2020, en la cual a México, al ser un país catalogado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico como uno de renta media, le serían retiradas tales ayudas europeas.

El diputado del Parlamento Europeo, y presidente de su delegación para México, Ricardo Cortés Lastra, fue el ponente de un informe que pide que se retiren gradualmente los fondos a México y no de tajo.

Anterior a la existencia de la Asociación Estratégica con la UE, en 2010, los asuntos políticos, incluyendo el área de los derechos humanos, se discutía exclusivamente en el marco del acuerdo bilateral, que instituyó un alto órgano de decisión, el Consejo Conjunto, a nivel del ejecutivo mexicano con las máximas instancias de la UE.

Asociación “estratégica”

La Asociación Estratégica fue concretada en 2010 y México se convirtió en el noveno país en obtener ese exclusivo estatuto que concede la UE, a lado de naciones como Estados Unidos, China, India o Japón.

Fue la Comisión Europea en 2008, a petición del gobierno de Felipe Calderón, y tras una campaña de cabildeo de la embajada mexicana en Bruselas, la que presentó al Consejo de la UE, es decir al órgano de decisión común de los 27 Estados miembros de la UE, la propuesta de concederle esa nominación estratégica.

Algunos gobiernos no querían concederle ese título a México, ya que pensaban que eran suficientes las estructuras de diálogo del acuerdo bilateral. Al final, el Consejo decidió aceptar la propuesta de la Comisión, cuyo presidente es el portugués José Manuel Durao Barroso, con quien tampoco se entrevistará Peña Nieto.

Esa misma asociación permitió abrir diálogos especiales con México en materia de derechos humanos o seguridad, a los cuales asisten integrantes del cuerpo diplomático de la UE: el Servicio Exterior de Acción Exterior (SEAE), donde confluyen miembros tanto del Consejo como de la Comisión Europea.

Las aportaciones financieras o logísticas europeas en el tema de la lucha contra el crimen organizado son coordinadas por las instancias de la UE, aunque sean servidores públicos de los gobiernos nacionales (como policías o jueces) quien son enviados a México en los programas de colaboración.

En el estudio de identificación de las áreas de cooperación en ese rubro, que realizaron expertos de los Estados miembros, intervino la oficina para México del SEAE, y lo mismo en el envío de la Misión de Expertos Electorales que observaron las recientes presidenciales mexicanas, y en cuyo reporte final criticaron la pasividad del IFE frente a las acusaciones de compra y coacción de voto por parte del PRI para favorecer a Peña Nieto.

La jefa del SEAE, la Alta Representante de la UE para los Asuntos Exteriores y la Política de Seguridad, Catherine Ashton, visitó México el pasado 10 de febrero y se encontró con el presidente Felipe Calderón. Fue una de las primeras en reconocer la victoria de Peña Nieto en las pasadas elecciones del 1 de julio; extendió sus felicitaciones en un comunicado el día siguiente por la tarde europea.

No obstante, un portavoz del SEAE confirmó que el equipo de Peña Nieto se comunicó también con la oficina de Ashton para concertar una cita en Bruselas con ella, pero que “fue imposible fijar una fecha en sus respectivas agendas”. En la agenda oficial de Ashton para la próxima semana, disponible en internet, no se menciona ningún compromiso el 11 de octubre, cuando estaba programada la visita del priista.

En esa semana sólo el martes 9 Ashton tiene pendiente un acto en el Comité de Relaciones Exteriores del Parlamento Europeo, así como una reunión con los ministros de defensa de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, en tanto que el miércoles 10 participa en la tradicional reunión del Colegio de Comisarios de la Comisión Europea. Todos esos eventos se desarrollan en Bruselas.

Anuncios