OPINIÓN: Los conflictos de interés de Dieck-Assad

Posted on 6 enero, 2012

0


Entre noviembre de 2004 y junio de este año (2007), María de Lourdes Dieck Assad fue la embajadora de México ante la Unión Europea (UE) sin pertenecer al servicio diplomático profesional (servicio exterior).

Esa responsabilidad pública la combinó con una función en el sector privado: docente “con licencia” del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM).

Lo mismo pasó durante su cargo anterior como subsecretaria de relaciones económicas y cooperación internacional de la Secretaría de Relaciones Exteriores, que ocupó el 16 de abril de 2003 tras ser invitada por el entonces canciller Luis Ernesto Derbez.

Entonces la funcionaria ejerció en paralelo como “profesora titular” de la Escuela de Graduados en Administración y Dirección de Empresas (EGADE) del ITESM. La escuela incluso ofrecía como “contacto” con su profesora el número telefónico y el correo electrónico que le proporcionó el gobierno en la citada secretaría.

Como embajadora Dieck Assad dio la preferencia a sus proyectos académicos y empresariales con la UE, en los cuales el Tec de Monterrey obtuvo un trato singular.

Ejemplos. A mediados de octubre de 2005, la propia embajadora acompañó al rector del ITESM, Rafael Rangel Sostmann, a una cita que ella misma arregló como funcionaria pública con personal de la reconocida escuela belga de gestión empresarial Vlerick, buscando intercambios.

Arregló también que una importante conferencia universitaria, que patrocina la Comisión Europea con escuelas latinoamericanas dentro de su programa ALFA, tuviera lugar el 15 de febrero pasado en el campus de la EGADE en Monterrey.

El sábado 22 de octubre de 2005 Dieck Assad incluso consintió que en la residencia en la que viven los embajadores mexicanos en Bélgica se llevara a cabo una fiesta privada en el marco del “encuentro internacional” de ex alumnos del Tec.

Dicha residencia (una mansión rodeada por un enorme jardín en una exclusiva zona a las afueras de Bruselas) es propiedad del Estado mexicano.

Una parte de la agenda de tal encuentro privado de estudiantes anunciaba:

“El paquete sólo conferencias, incluye:

* Entrada a todas las conferencias
* Documentación y gafete
* Fólder con logo Encuentro
* Costos de organización
* Refrigerios durante las pausas
* ¡Evento social del sábado!: Cocktail en la Cancillería de México (sic) (con entretenimiento, bebidas y antojitos mexicanos, todo incluido sin costo extra): 180 lugares”.

La embajadora contrató 3 horas al mariachi Viva México de Bruselas para entretener hasta la medianoche a los ex alumnos de su alma mater (estudió economía en el Tec). Estos habían pagado hasta 90 euros (1,400 pesos) para tener derecho a participar en el “encuentro internacional”.

A Dieck Assad la sustituyó hace tres meses Sandra Fuentes-Berain.

El pasado 8 de noviembre por la tarde, Dieck Assad se presentó en la sede de la Comisión Europea como académica. Pero la acompañaba la responsable de cooperación bilateral de la embajada mexicana.

Dieck Assad se entrevistó, en total discreción, con las autoridades comunitarias. Su propósito: fomentar acuerdos con el ITESM. Y es que la ex embajadora está estrenando puesto: directora de la nueva Escuela de Gobierno, Humanidades y Ciencias Sociales del Tec de Monterrey.

(Versión editada del artículo publicado el 22 de Noviembre de 2007 en el blog colectivo de periodistas MUNDO ABIERTO)

Anuncios