ARCHIVO JAAKKOLA: La lucha de eurodiputada finlandesa

Posted on 1 enero, 2012

0


BRUSELAS.- La delegación para las relaciones con México del Parlamento Europeo –que preside el socialista español Ricardo Cortés– rechazó que la eurodiputada finlandesa Satu Hassi se integrara al viaje que realizó al país dicha delegación en el marco de la XI Reunión de la Comisión Parlamentaria Mixta México-Unión Europea (UE), que se celebró los primeros días de diciembre en el Senado mexicano.

(Artículo publicado el 16 de Diciembre de 2010 en la sección Prisma Internacional de la Agencia PROCESO)

Lo anterior, a pesar de que el 16 de septiembre pasado el entonces presidente de esa delegación, el eurodiputado Ramón Jaúregui, se manifestó a favor de colaborar con Hassi, quien viajó al mismo tiempo a México para seguir las investigaciones en torno a los asesinatos del activista finlandés Jyri Jaakkola y de la mexicana Beatriz Cariño, ocurridos el pasado 27 de abril en San Juan Copala, Oaxaca.

Aunque Hassi coincidió en la Ciudad de México con la delegación europarlamentaria el 1 y 2 de diciembre pasado, la eurodiputada ”no participó en el programa” de ésta, confirmó el lunes pasado a Apro Anne Hilden, asistente de Hassi.

Por cuenta propia, el 1 de diciembre, Hassi se encontró con Alejandro Negrín, director general para derechos humanos y democracia de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE); el 2 con personal en México de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), y el 3 con el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué.

El Partido Verde Europeo (PVE), al que pertenece la eurodiputada finlandesa, no dispone de miembros en la delegación para México.

Cuando a mediados de 2009 se acordó entre las diferentes bancadas la composición de las 27 delegaciones del Parlamento Europeo con los países y regiones del mundo, el grupo del PVE colocó en la que corresponde a México al eurodiputado Christian Engström, vicepresidente del Partido Pirata de Suecia, que recientemente otorgó su respaldo político y tecnológico a Julian Assange, fundador del sitio de filtraciones por internet WikiLeaks.

Pero finalmente los verdes europeos prefirieron ceder ese lugar con tal de obtener a cambio un asiento en la delegación para las relaciones con Brasil. Además, así evitaron tener cualquier contacto con el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), con el que rompieron vínculos políticos en febrero de 2009 a raíz de su campaña en favor de la pena de muerte.

Presiones diplomáticas

Hassi, quien fue ministra de Desarrollo y Medio Ambiente en su país, tomó como bandera de lucha el caso de Jaakkola. Ella se ha movilizado para que el gobierno de Finlandia, el Parlamento Europeo y las demás instituciones de la UE ejerzan presión diplomática sobre las autoridades mexicanas para que éstas resuelvan el crimen de Jaakkola.

Acompañada de la eurodiputada alemana Franziska Keller, Hassi visitó oficialmente México los días previos a las elecciones de Oaxaca, el pasado 4 de julio.

En la Ciudad de México, Hassi se reunió con funcionarios de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), de la Procuraduría General de la República (PGR) y de la Secretaría de Gobernación. En Oaxaca se entrevistó con activistas de derechos humanos y con pobladores de San Juan Copala, pero ningún funcionario del gobierno de Ulises Ruiz aceptó verla, con el pretexto de que estaban muy ocupados con la organización de los comicios estatales.

A su regreso a Bruselas, Hassi presentó un reporte crítico contra las autoridades mexicanas, tanto del gobierno de Felipe Calderón como del gobierno oaxaqueño: las acusó de no haber hecho lo que tenían que hacer para prevenir el ataque contra la caravana humanitaria en la que viajaban Jaakkola y Cariño, y tampoco haber reaccionado correctamente después del atentado.

Hassi realizó la presentación pública de ese reporte en un encuentro de la delegación para México del Parlamento Europeo, realizado el pasado 16 de septiembre, en el que ella solicitó que le permitieran participar (Proceso 1765).

El 8 de noviembre, Hassi volvió a participar en una reunión del Subcomité de Derechos Humanos del Parlamento Europeo, en la que se abordó el caso del asesinato del activista finlandés y Cariño. Los padres de Jyri –Raimo y Eva Leena– estuvieron presentes.

En esa ocasión, Hassi aclaró que la violencia en San Juan Copala no podía describirse como un simple conflicto entre comunidades indígenas, como lo aseguró Negrín, el enviado del gobierno calderonista a esa reunión.

”Hay indicios de que la violencia en esa zona se orquesta desde fuera”, afirmó Hassi, quien consideró que la tardanza de la policía estatal para llegar al lugar de la emboscada podía tomarse como una “prueba” del vínculo entre el gobierno de Ulises Ruiz y la Ubisort (Unión de Bienestar Social de la Región Triqui), el grupo paramilitar al que se acusa de haber  cometido los asesinatos del 27 de abril (Proceso 1776).

Ese mismo 8 de noviembre por la noche, la eurodiputada asistió a la conferencia “México, la impunidad se generaliza: balas contra la autonomía indígena”, que organizó la Casa de América Latina de Bruselas. Entre los oradores estuvieron los padres de Jyri y una funcionaria de la representación del gobierno finlandés ante la UE, Riitta Korpivaara, quien aseguró que la diplomacia de su país “no olvidaría el caso de Jaakkola”.

Hassi comentó a los asistentes –muchos de ellos representantes de organismos de derechos humanos– que ella quería creer que el gobierno mexicano tenía la intención de aclarar el caso de Jyri. Y confió: ”Pero empiezo a sentir que (el gobierno de Felipe Calderón) se quiere limpiar las manos al repetir y repetir que el conflicto (en San Juan Copala) es interétnico, que no puede intervenir (para solucionarlo) y que no es responsable (de la violencia)”.

Rechazo

El pasado 16 de septiembre, el presidente de la delegación para México, el español Ramón Jaúregui, del grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas (APSD), otorgó su apoyo a la solicitud de apoyo de Hassi durante un encuentro público que sostuvieron los miembros de la misma delegación en el Parlamento Europeo.

Ahí, Hassi le comentó a Jáuregui que ella estaría en México al mismo tiempo que la delegación europarlamentaria. “Mi plan –precisó– es darle seguimiento a las investigaciones sobre el asesinato de Jyri Jaakkola y Beatriz Cariño. Quiero ver si ese tema ya pasó a los tribunales o si todavía no se ha solucionado. Viajaré a Oaxaca, pero también hablaré con autoridades federales mexicanas (en la Ciudad de México). Quizá parte de la delegación del Parlamento Europeo puede participar o conjuntar su esfuerzo de alguna manera”.

Jáuregui contestó que, en caso de que ella y los eurodiputados de la delegación coincidieran en México, como sucedió, “con mucho gusto estaremos juntos: seguiremos este asunto con la misma intensidad, con el mismo espíritu que tienen ustedes” en el grupo del PVE.

Un mes después, el 20 de octubre, el presidente español José Luis Rodríguez Zapatero nombró ministro de la Presidencia a Jáuregui, quien dimitió a su cargo en el Parlamento Europeo.

Al día siguiente, el 21 de octubre, Jáuregui ya no asistió al encuentro de la delegación europea con México, ocasión que aprovechó el vicepresidente de la misma, el español Santiago Fisas Ayxela, miembro del grupo del Partido Popular Europeo (PPE), para mostrar su desacuerdo con que Hassi se asociara a la delegación en México.

El 11 de noviembre, el eurodiputado Ricardo Cortés –también integrante de la APSD– sustituyó oficialmente a Jáuregui en una reunión especial, en la que estuvieron presentes los padres de Jyri y la eurodiputada Hassi, quien ahí reiteró su solicitud de participar en el viaje de la delegación.

El 17 de noviembre, el secretariado del Parlamento Europeo notificó a la eurodiputada finlandesa que había sido decidido ”no aceptar” su petición “para integrarse a la delegación”, ya que así lo determinaba el artículo 13 del reglamento interno sobre la composición de las distintas delegaciones europarlamentarias.

Apro buscó desde entonces a Cortés para conocer su opinión, pero hasta este viernes 10 de diciembre no había contestado. El 24 de noviembre, su asistente, Alba Bosch, envió a este corresponsal el proyecto de agenda de la XI Reunión de la Comisión Parlamentaria Mixta México-UE, que tuvo lugar el pasado 1 y 2 de diciembre.

Tal agenda indica que los eurodiputados y sus colegas mexicanos realizaron un “foro de análisis” sobre la cumbre climática de Cancún; discutieron acerca de los “esquemas de participación ciudadana e intervención de los actores económicos en el proceso político y legislativo”, así como de la “reforma del sistema financiero internacional” y de los “modelos de seguridad social y política laboral”.

Pero también trataron temas que podían relacionarse con la protección de los derechos humanos.

Así, el 1 de diciembre, por ejemplo, los legisladores europeos y mexicanos analizaron la situación política de México y, el día siguiente, hicieron un diagnóstico y evaluación del funcionamiento del Acuerdo de Libre Comercio, Diálogo Político y Cooperación –que contiene una cláusula democrática–, así como del Plan Ejecutivo Conjunto sobre la Asociación Estratégica entre México y la UE.

Incómoda presencia 

La agenda de la delegación europea para México –que entregó la asistente del eurodiputado Cortés– incluye actos de cortesía diplomática, en los que resultaba incómoda la presencia de Hassi.

Así, se programó un almuerzo el 1 de diciembre con la jefa de la delegación de la UE en México, Marie Anne Coninsx, y la embajadora mexicana en Bruselas, Sandra Fuentes-Beráin; una cena ese mismo día con el embajador de Bélgica en México, Boudewijn Dereymaeker, y un encuentro, el 2 de diciembre, con Francisco Blake Mora, secretario de Gobernación.

Más aún: Apro tuvo acceso a la agenda íntegra, que preparó el secretariado del Parlamento Europeo. Ésta incluye además desayunos con los embajadores de los países miembros de la UE (el 1 de diciembre) y con la secretaria de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa (el 2 de diciembre).

De acuerdo con ese documento, el programa de los diputados europeos no terminó con la clausura de la XI Reunión de la Comisión Parlamentaria Mixta México-UE el jueves 2 de diciembre.

El viernes 3 –cuando Hassi se desplazó a Oaxaca– los eurodiputados visitaron la zona arqueológica de Teotihuacán, para después trasladarse a Pachuca, Hidalgo, donde fueron invitados a comer con el gobernador Miguel Angel Osorio Chong. Viajaron ese mismo día a Querétaro, donde asistieron a un “evento conmemorativo del Centenario del inicio de la Revolución Mexicana” en el Teatro de la República, tras lo cual realizaron un “recorrido turístico” por el centro histórico de Querétaro.

Al día siguiente realizaron más paseos turísticos: en San Miguel de Allende, Guanajuato; más tarde en Dolores, Hidalgo; y finalmente en Guanajuato. En el Teatro Juárez de ésta última ciudad los eurodiputados asistieron a un “evento conmemorativo del Bicentenario del inicio de la Independencia de México”, y posteriormente a una “comida ofrecida por el gobierno del estado” de Guanajuato.

El domingo 5 tomaron desde la Ciudad de México sus vuelos de regreso a Europa.

Anuncios